Close

Círculos de Mujeres Transpersonal

Tomando las enseñanzas como facilitadora Transpersonal en Círculos de Mujeres de la Escuela de Desarrollo Transpersonal de España y mi experiencia de más de 15 años realizando Círculos de Mujeres, he creado los Círculos de Mujeres Mafe. MAFE significa: Maestría Ancestral Femenina Espiritual y significa lo siguiente:

MAESTRIA porque cada mujer es una Maestra, porque cada una de nosotras desea volver a retomar su maestría para ser su mejor versión. Cada mujer posee la sabiduría para ser su propia Maestra, en el círculo de mujeres al estar sentada al lado de más maestras podrá verse a sí misma de nuevo como lo realmente es.

ANCESTRAL porque nos conectamos en los círculos con la ancestralidad de nuestros linajes femeninos y masculinos. Traemos al círculo la sabiduría ancestral de la tierra, de Gaia, de las mujeres y abuelas de antaño. Aprendemos juntas a utilizar de nuevo esa magia ancestral para sanar, para prosperar, para amar, para hacer la magia y hacer de nuevo el amor a la vida.

FEMENINA porque en un círculo de mujeres nos sentamos con todo lo femenino a flor de piel, nos ayuda a activar ese lado de mujer que a veces olvidamos. Volvemos al vestido, la falda, el chal, el pareo, las coronas, los símbolos que nos representa. Además, recordamos la esencia de lo femenino que es la creación de la vida, la conexión con el útero, con la luna, con la luna roja (sangrado mensual), retomamos las riendas de nuestro útero y nuestras mamas. Retomamos la conexión con nuestro cuerpo y lo aprendemos de nuevo a valorar y a aceptar.

ESPIRITUAL porque en el círculo de mujeres nos unimos en torno a lo divino, cuidadas por Espíritu, por ángeles, por seres de luz, que nos ayudan a ver dentro de cada una a la Diosa-Angel-Maga-Sanadora-Sacerdotisa-Madre-Creadora que nos habita, que nos hace respirar cada día y así nos conectamos de nuevo con el Universo y su energía de sanación.

TRANSPERSONAL Los Círculos Transpersonales de Mujeres están orientados a crear una comunidad consciente, de apoyo ecuánime, generosa en el dar y en el recibir, enfocada en la Cultura del Silencio, la Presencia y la Atención

Plena. Representan, así mismo, un espacio de interacción y de

comunicación profunda, donde las participantes pueden compartir lo

que las ocupa en su vivir cotidiano, a la par que atender sus más

hondos anhelos, proyectos y alegrías.

Sin duda, la interacción con nuestras semejantes permite encontrar

soluciones y actitudes creativas de lo que nos bloquea, de lo que nos

asusta, de lo que nos impide avanzar y de nuestro sufrimiento.

La comunicación grupal se establece desde la observación, la presencia

y la atención, creando así un espacio sanador y consciente para la

mujer.

Cada vez son más numerosas las mujeres que se reúnen en círculos

para sentirse comprendidas y escuchadas; para enriquecerse y

aprender de otras mujeres en las que se ven reflejadas; para

redescubrir su identidad esencial y la sabiduría que late en el femenino

profundo; para compartir su propia vivencia, visión y sentir sobre las

distintas facetas de la vida; para expresarse libremente; para

establecer comunicaciones desde el corazón y para sentirse

pertenecientes a una comunidad que ofrece valores y propósitos

compartidos.

La Facilitadora Transpersonal es consciente del poder transformador

del ‘darse cuenta’, por lo que dinamiza el círculo facilitando la mirada

interior y la autoconsciencia. La interacción grupal y la observación

sostenida brindan la oportunidad a las mujeres participantes de

reconocer su poder interior, así como de recuperar la dimensión

sagrada que brota del cultivo del Silencio, esa dimensión que nos

permite recordar el sentido de nuestras vidas. De este modo, el Círculo

se convierte en un espacio que contribuye a la sanación y a la expansión de consciencia, tanto individual como del grupo.

Bien sabemos que en el reflejo que nos devuelven nuestras semejantes

podemos reconocernos y contemplar nuestras debilidades y fortalezas.

El círculo brinda un espacio en el que podernos vincular con las demás

mujeres y reconocernos en ellas.

En este sentido, cada encuentro representa una oportunidad para

auto indagar, recuperar la responsabilidad y profundizar en la

autocomprensión. Para ello, la Facilitadora Transpersonal propone un

tema para cada reunión del círculo, a modo de hilo conductor de la

investigación individual y grupal.

En definitiva, los Círculos Transpersonales de mujeres mejoran

la calidad de vida de sus partícipes a través de:

    • La creación de vínculos sanos y profundos;
    • La comunicación abierta y empática;
    • La transformación del obstáculo en oportunidad de crecimiento;
    • La escucha consciente y desjuiciada;
    • El abrazo incondicional y compasivo de las sombras;
    • Las herramientas de gestión emocional;
    • La autoobservación;
    • El silencio, la presencia y la atención plena.

En definitiva, el Círculo Transpersonal favorece la emergencia de

identidades femeninas autodeterminadas y coherentes con la propia

naturaleza y con los valores hondos. El reconocimiento de dichos

valores y actitudes relacionados con lo femenino –tales como la

entrega, la generosidad, la intuición, la compasión y la creatividad–,

no tan sólo nos beneficia a las mujeres, sino a todos los que nos rodea.

¿Por qué el Círculo se apellida Transpersonal?

Porque el círculo, además de brindar un espacio en el que las mujeres

tienen la oportunidad de expresarse, de establecer vínculos afectivos,

de generar una intimidad afectiva liberadora y de desarrollar su

Inteligencia Emocional, no olvida en ningún momento el sustrato

sagrado y profundo del Silencio, la Presencia y el Darse Cuenta.

En este sentido, el Círculo Transpersonal pone su acento en el

desarrollo de la práctica de la Meditación y en el cultivo del estado

Mindfulness en la vida cotidiana. Prácticas estas que nos abren la

puerta a la autocomprensión y la Consciencia.

¿Qué aporta el Círculo Transpersonal a las mujeres?

“El grupo es una lente que nos ayuda a reforzar la mirada. Cooperamos en grupo y enfocamos el tema que nos ocupa para explorar nuestras respuestas profundas y enriquecernos con las aportaciones de todas. El círculo es una oportunidad de compartir las propias inquietudes e incertidumbres con el resto. En este compartir, una descubre que no está sola, que lo que expresa es acogido y comprendido, generando esto un profundo sentido de comunidad y pertenencia. Se establece un círculo cuando el amor está en el centro, y los sentimientos, las prioridades y los valores de la persona le importan al otro. Cuando las confidencias se guardan y no son pasto de críticas, y las vulnerabilidades no se explotan. Es un círculo cuando puede decirse la verdad” -Jean Shinoda Bolen

Mi idea es ayudar a abrir las alas de mujeres y que estás mujeres ayuden a otras a volar también, a través de las reuniones de Círculos de Mujeres y de la aplicación de la técnica MAFE – Maestría Ancestral Femenina Espiritual.

Soy una convencida de que las mujeres podemos sanar y contribuir a la sanación colectiva. 

En los círculos utilizamos herramientas de la psicología Transpersonal y el Mindfulness, Reiki y sanaciones ancestrales.

Beneficios de asistir a un Círculo de Mujeres

  1. Un círculo de mujeres nos proporciona un espacio para ser vistas, escuchadas y amadas, todas por igual.
  2. Aprendemos a aceptarnos a nosotras mismas y aprendemos a aceptar a las demás. Sin juicios ni divisiones. Entendemos que nadie es mejor que nadie. Comprendemos que ningún círculo es mejor que otro, porque lo que intentamos crear es unidad.
  3. Todas las voces importan y todas comparten. Nadie debe quedar en silencio pensando que lo que tiene que decir no tiene importancia, no es válido o popular.
  1. Es un lugar donde dar y recibir en abundancia.
  2. Entre todas creamos un espacio seguro y confidencial, donde compartir sin miedo.
  3. Nos vemos reflejadas las unas en las otras. Dejamos de estar solas. Y dejamos de juzgarnos unas a otras. Más bien, nos consideramos unas a otras como espejos donde mirar y aprender de nosotras mismas.
  4. Un círculo nos recarga de energía cuando nos sentimos débiles, frágiles o tristes.
  5. Es un espacio donde sabes que puedes ser tú misma, sin máscaras.
  6. Nos proporciona un tiempo de retiro para desconectar del mundo externo, de las redes sociales, de nuestro teléfono móvil… y sumergirnos en nosotras mismas.
  7. En este sentido, puede decirse que un círculo de mujeres siempre es sagrado. Es un espacio de mayor silencio, y respeto hacia nosotras mismas, nuestras compañeras del círculo y el propio espacio.

RECOMENDACIONES PARA ASISTIR AL CIRCULO DE MUJERES TRANSPERSONAL

  • Traer la mejor disposición
  • Asistir vestida de Diosa (si es posible, no es obligación)
  • Menores de edad deben asistir con su madre o mujer mayor de edad acudiente
  • Acordar trabajar bajo el anillo de confidencialidad

Los círculos de mujeres son facilitados por:

Patricia Pereira

  • Shihan de Gendai Reiki Ho y Maestra de Reiki Occidental
  • Maestra Angelical, Maestra Espiritual, Medium Angelical – Terapeuta Angelical ACP Con Charles Virtue y Peroshini Naidoo
  • Terapia de Respuesta Espiritual TRE – Con la Spiritual Response Association SRT
  • Terapia de Reestructuración Espiritual – Con la Spiritual Response Association SRT
  • Terapeuta Floral – Con Alkimia Esencias Florales
  • Facilitadora Transpersonal en Circulo de Mujeres – Con la Escuela de Desarrollo Transpersonal de España – EDTe
  • Psicología Transpersonal y Respiración Holotrópica – En formación actualmente con la GTT – Grof Transpersonal Training